Archive for 30 agosto 2010

Shine

agosto 30, 2010

Está claro que no se trata de una obra de importancia capital del séptimo arte pero siempre he sentido un gran cariño por Shine, una declaración de amor por la música clásica inolvidable.

Aunque entregué mi alma hace tiempo al rock, soy capaz de disfrutar con esas maravillas que escribieron los compositores clásicos, gente con una sensibilidad muy especial que tuvo luchar muy duro por poder expresar su arte sin trabas en muchos casos.

Supongo que a más de uno le repele el ambiente de los conciertos de este tipo de música. Está claro que algunas personas van a dichos eventos para lucirse y dárselas de intelectuales aunque no tengan idea de nada pero también hay gente que ama este tipo de música de todo corazón, algo me parece fantástico.

Este emotivo film hizo que cayera rendido ante la magia de una pieza inolvidable como el Concierto Número 3 para piano de Rachmaninov.

Aunque no sea una obra maestra, Shine es un sincero homenaje al pianista australiano David Helfgott, un genio precoz que acabó víctima de la locura debido a la fuerte presión que sobre él ejerció su psicótico padre.

Todos los actores hicieron una más que aceptable labor aunque quien se lleva todos los honores es, sin duda alguna, Geoffrey Rush, cuya magnífica interpretación le valió un Óscar.

Anuncios

Mink Deville

agosto 28, 2010

Hace algo más de un año que nos dejó uno de los artistas más brillantes de los últimos tiempos: Mr Willy Deville.

Pocos músicos pueden presumir de haber tenido una trayectoria tan sólida como la de este personaje irrepetible.

En breve recibiré uno de los conciertos más emotivos de la historia del rock: Live At Montreux 1982, de Mink Deville.

Cada vez que he visto trozos de esta mítica actuación en Youtube me he emocionado ya que Willy y sus compañeros eran imbatibles encima de un escenario. Tocar con ese feeling y transmitir tanta pasión no está al alcance de cualquiera.

Cinderella

agosto 27, 2010

Me siento muy orgulloso de ser fan de una banda tan íntegra y honesta como Cinderella.

Pese a que por su imagen se les comparara con Mötley Crue, Ratt y demás hair band entrañables, apenas tenían nada que ver con ellos a nivel musical.

Tom Keiffer, Jeff Labar, Eric Britingham y Fred Coury grabaron una serie de discos irrepetibles que siguen sonando a gloria hoy en día.

Tras un más que notable debut con Night Songs,uno de los discos definitivos del hard rock de los 80, esta banda fue enriqueciendo su música con toques blueseros, como podemos apreciar en joyas como Long Cold Winter o Heartbreak Station.

Por desgracia, los problemas de voz de Tom Keiffer obligaron a la banda a dejar de tocar durante un tiempo.
Suerte que al final ha podido salir adelante y volver a tocar en directo.
De hecho, envidio a todos aquellos afortunados que pudieron disfrutar de la magia de Cinderella hace poco en Madrid.
Seguro que fue una experiencia inolvidable.

Hace poco fui con mi hija mayor al centro de Valencia y pude conseguir por una ridícula cantidad el Live at the Key Club, que además lleva un DVD antológico.
¡ La de veces que nos lo hemos pasado en grande cantando los dos Shake Me, The Gypsy Road o The More Things Change !

Paul Theroux

agosto 27, 2010

Se me han hecho bastante cortas estas vacaciones de verano en parte gracias a Dark Star Safari, del brillante Paul Theroux, autor de otras grandes novelas como The Mosquito Coast, que todavía no he podido leerme aunque espero poder hacerlo en un futuro no muy lejano.

La descripción que este gran novelista hace del continente africano es brillante, ya que pese a mostrarnos un continente convulso y castigado por la pobreza, también retrata a gente noble de espíritu que, aun estando rodeada de miseria física y moral, es capaz de ayudar a los demás en caso de necesidad.

Pese a que algunas de sus opiniones puedan resultar discutibles, Theroux da muestras de una valentía digna de elogio al evitar caer en maniqueísmos y tópicos y mostrar su punto de vista sin temor alguno.

Dead Boys

agosto 24, 2010

Incomprensiblemente, muchos punks no parecen valorar en su justa medida una obra tan imprescindible como Young, Loud and Snotty, de Dead Boys, una de las mejores bandas de este género que no tiene nada que envidiar a otros clásicos como Never Mind the Bollocks de los inigualables Sex Pistols.

Cada vez que le he dejado a algún amigo mío el debut de Stiv Bators ( uno de los frontman más salvajes de todos los tiempos ) y sus colegas me he encontrado con reacciones distintas: algunos se quedaron indiferentes, otros se declaron fans a muerte y algunos llegaron a comentarme muy irritados que cómo se me había ocurrido hacerles perder el tiempo con un bodrio así.
En fin, sobre gustos no hay nada escrito.

Por lo que a mí respecta, Young, Loud and Snotty es uno de los discos más intensos y peligrosos de la historia del rock.

Si pensáis que sois unos punk rockers de primera pero no conocéis todavía este monumento rockero, yo de vosotros me hacía con él lo más pronto posible.